FIRMAS POR LA LIBERACIÓN DE HADMED ADBERRAMAN AHMED(Preso español en Guantanamo)

Estimados compañeros y compañeras, la APDHA ha puesto en marcha una Campaña de recogida de firmas para presionar al gobierno de Aznar y a la embajada de EE.UU en España para la puesta en libertad o enjuiciamiento de Hamed Abderrahaman. Os pido que recogais todas las que podáis, La familia de Hamed y en especial sus padres nos lo agradeceran.
Podeis bajaros aqui, la carta para la ministra y el embajador de EEUU en España y remitirnolas a la siguiente dirección, una vez firmadas:
Asociación Pro-Derechos Humanos de Andalucía
Centro de Barrio Pedro Palma
C/Sarmiento s/n (Pol. San Benito)
11407-Jerez de la Fra


GUANTANAMO, TIERRA SIN LEY

Fátima Sigüenza en Diario de Cádiz 4-1-04

El nombre de Guantánamo se ha hecho popular a raíz de los atentados del 11-S y la guerra de EEUU contra Afganistán por ser el lugar donde están retenidas unas 660 personas, entre ellas varios menores y un español, con sus derechos anulados y rodeadas de un ocultismo que impide conocer qué ocurre de muros adentro. Pero, ¿qué es Guantánamo?
¿Dónde está la base militar de Guantánamo?

La base militar estadounidense de Guantánamo está situada en la bahía de este nombre, una de las más grandes de Cuba. Con una superficie de 117,6 kms. cuadrados de tierra firme, agua y pantanos y una línea de costa de 17,5 kilómetros, dista 64 kilómetros de Santiago, la segunda ciudad en importancia del país, y 920 de la capital, La Habana. Con excelentes características en cuanto a profundidad, seguridad y capacidad, actualmente carece de importancia estratégica.

¿Porqué una base militar de EE.UU. en territorio cubano?
La base es el resultado de la imposición de un tratado permanente derivado de una enmienda a la Constitución cubana. Enmienda Platt es el nombre de la ley del Congreso de EEUU impuesta con la amenaza de que, si no se aceptaba, la isla permanecería ocupada militarmente, lo que obligó a ceder territorio para instalaciones militares. EEUU, en 1903, tomó posesión “hasta que lo necesitaren” de esta bahía.
Las autoridades cubanas han reiterado que no negociarán con este territorio ilegalmente ocupado nada que no sea la retirada incondicional de las tropas norteamericanas. Así, ratificaron que no intentarán recuperar sus derechos por la fuerza y esperarán que la Justicia se imponga; de hecho, desde 1959 se niega a recibir pago alguno por la ocupación de la base, puesto que ello sería reconocer su legalidad. La Convención Internacional sobre Derechos de Tratados (1969) declara nulo todo tratado alcanzado mediante amenazas o el uso de la fuerza.
Por otro lado, al no fijarse fecha de devolución, se viola lo establecido legalmente para este tipo de convenios, pues es un absurdo jurídico que el propietario no pueda recuperar lo cedido.

¿Qué legislación se aplica en Guantánamo?
Guantánamo se sitúa fuera de la protección de la Constitución de EEUU y de su sistema judicial. El Tribunal Supremo de este país restringió los supuestos de aplicabilidad fuera de territorio estadounidense, excluyendo explícitamente que puedan acceder a sus tribunales aquellos “enemigos extranjeros” que no hubieran entrado en su territorio. Pese a las dudas de su validez en este caso, varios tribunales han confirmado su vigencia, rechazando el habeas corpus presentado en nombre de algunos detenidos en Guantánamo.
Además, frente a la opinión de que los detenidos se encuentran en territorio estadounidense, un tribunal interpretó que, de acuerdo al Tratado de 1903, la soberanía de la bahía sigue perteneciendo a Cuba.

¿Qué estatuto tienen los detenidos en Guantánamo?
Las Convenciones de Ginebra establecen que un combatiente capturado es un prisionero de guerra a no ser que un tribunal competente determine lo contrario en un caso específico. El Gobierno estadounidense insistió en que este tribunal sólo debe ser convocado en caso de dilema, afirmando que no existen dudas de que estos detenidos no son prisioneros de guerra.
Sin embargo, según el Grupo de trabajo de la ONU sobre la Detención Arbitraria, “la autoridad competente para determinar la condición de prisionero de guerra no es el poder ejecutivo, sino el judicial”, por lo que organismos como la Cruz Roja han “solicitado encarecidamente” a EEUU que aclare “el estatuto jurídico de cada detenido individualmente”, algo que aún no ha hecho. Al contrario, su secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, utilizó el término “combatientes enemigos” para excluir a los capturados en Afganistán de todo tipo de derechos.
Básicamente, para las personas capturadas por el enemigo sólo existen dos opciones: o son prisioneros de guerra o poseen estatuto de civiles. El Protocolo Adicional I de Ginebra también habla de combatientes ilegítimos: aquellos que no tienen derecho a tomar las armas y participar activamente en el combate. Éstos pueden ser incriminados por combatir y no tienen derecho al estatuto de prisioneros de guerra aunque, si se reúnen ciertos requisitos en materia de nacionalidad, deben ser consideradas “personas protegidas” bajo el IV Convenio de Ginebra.
La única razón para justificar una detención sin inculpación sería considerarlos prisioneros de guerra y esto sólo sería válido hasta el fin de las hostilidades. Todo detenido del que se sospeche, sea o no prisionero de guerra, debe ser acusado de un delito tipificado como tal y juzgado con las debidas garantías o puesto inmediatamente en libertad. El negar a prisioneros de guerra o a otras personas protegidas por los Convenios de Ginebra un juicio justo constituye un crimen de guerra.
Todos los detenidos tienen derecho a impugnar la legalidad de la detención, comparecer ante un tribunal independiente y guardar silencio y asistencia letrada. En ningún caso se le podrá torturar.

¿En que condiciones se encuentran los retenidos?
Las fotografías de los detenidos vestidos con monos naranjas, arrodillados ante los soldados estadounidenses, encadenados y esposados, con gafas pintadas de negro y la boca y la nariz cubiertas por máscaras han dado la vuelta al mundo, suscitando una honda preocupación internacional.
Vulneraciones del derecho a ser informado del porqué de la detención, hechos como arrestos arbitrarios, reclusión en régimen de incomunicación, malos tratos, interrogatorios sin abogados y con amenazas de un juicio injusto (con fines acusatorios para obtener información u obligarle a declararse culpable a cambio de la reducción de los cargos) ante un organismo militar son frecuentes.
También es común, como se ha sabido a través de los pocos liberados, impedir dormir a los detenidos, no permitirles hacer suficiente ejercicio, mantenerlos inmovilizados en posturas dolorosas…, además de un Gobierno que los ha calificado reiteradamente de “terroristas” obviando su derecho a ser considerados inocentes y tratados como tales hasta que un juicio justo determine su culpabilidad.

¿Cuales son los derechos de los prisioneros de guerra?
Los prisioneros de guerra no tienen que contestar preguntas más allá del nombre, rango, número de serie y fecha de nacimiento, aunque las Convenciones de Ginebra no excluyen que se les pregunte sobre otros temas, utilizando mecanismos de negociación u otros incentivos de cooperación.
Los detenidos pueden ser demandados y enjuiciados por crímenes de guerra, de lesa humanidad o cualquier otro acto que pueda ser delito en el caso de que fuera cometido por un soldado estadounidense. Los prisioneros de guerra sólo contarán con protección por tomar las armas contra las fuerzas militares opositoras y, si son condenados, cumplirán la sentencia bajo la jurisdicción de EEUU, sin tener derecho a repatriación sin su consentimiento. Además, tienen derecho a un trato idéntico al que reciben las Fuerzas Armadas del país que los apresó.
¿Cómo piensa juzgar Bush a los detenidos?
EEUU quiere juzgar, sin saber aún cuándo, a los extranjeros ante tribunales militares, en los que sus derechos a contar con un abogado de su elección y a una defensa efectiva están gravemente restringidos. Tales tribunales, olvidados desde la II Guerra Mundial, podrán juzgar con menos pruebas de las admisibles en los tribunales ordinarios y dictar sentencias de muerte (con una mayoría de dos tercios frente a la unanimidad de un jurado), y anulan el derecho del acusado a no ser declarado culpable más allá de una duda razonable. Las autoridades podrán escuchar sus conversaciones y los fiscales tendrán muchas posibilidades de bloquear la libertad bajo fianza u oponerse a su liberación, además de no contar con el derecho constitucional a apelar.

GUANTÁNAMO:DOS AÑOS DE LIMBO LEGAL.

Ángel Gonzalo Ruiz, periodista, en la Agencia de Información Solidaria

Aún permanecen en la memoria colectiva las imágenes bochornosas en las que los canales internacionales mostraban por televisión cómo decenas de presos vestidos con monos naranjas, encadenados, con los ojos tapados y en fila de a uno llegaban a la base estadounidense de la Bahía de Guantánamo, Cuba.
En enero de 2004 se cumplen dos años de la llegada de los primeros detenidos. Hoy son más de 600 los ciudadanos extranjeros, sin cargos ni juicio, sin derecho a abogado ni a comunicación con sus familiares, los que permanecen privados de libertad en esta base militar ante el escándalo y la preocupación de la sociedad civil internacional, pero también ante el silencio de los gobiernos más poderosos.
Para la administración Bush estos prisioneros son un botín de guerra, un símbolo de su particular “cruzada contra el terrorismo”, una imagen con la que amortiguar ante su sociedad el duro golpe sufrido tras los atentados del 11 de septiembre de 2001. Eso es al menos lo que se desprende tras dos años de vacío legal, donde los detenidos han sufrido toda clase de abusos y vejaciones sin disfrutar de derechos humanos reconocidos internacionalmente.
La mayoría fueron detenidos durante el conflicto militar en Afganistán, pero Estados Unidos no les reconoce la condición de prisioneros de guerra. En su lugar, los denomina “combatientes ilegales”. De esta forma, los presos de Guantánamo quedan al margen de los Convenios de Ginebra y fuera de la protección que establecen los organismos internacionales de Derechos Humanos. Ésta es la lectura estadounidense puesto que hay principios y derechos que no pueden violarse en ningún caso, según el Derecho Internacional Humanitario.
Las condiciones que soportan estas personas son inhumanas y degradantes, tal y como han denunciado diversas organizaciones humanitarias. Han sufrido traslados aéreos de más de 20 horas, durante las cuales han permanecido maniatados y vigilados estrechamente. Han llevado manoplas, mascarillas quirúrgicas, orejeras, gafas con cinta adhesiva y otros artilugios que les privaban del uso normal de sus sentidos, dejándoles desorientados y con graves trastornos psicológicos y psíquicos. También se les ha rapado la cabeza y afeitado la barba, cuando se trataba de reos musulmanes, intentando degradar sus costumbres. Actualmente, tienen que utilizar grilletes cuando salen de sus celdas, lo que impide sus movimientos y el ejercicio físico, atrofiando sus músculos. Muchos aún permanecen en “jaulas” que no miden más de 1,20 por 1,70 metros.
Organizaciones como Amnistía Internacional llevan dos años luchando para que se reconozcan los derechos de estos detenidos y para que se termine con el limbo legal en el que se encuentran. Pero el Gobierno de Bush niega reiteradamente sus peticiones y rechaza la presencia de observadores internacionales en la base de Guantánamo.
Curiosamente, Estados Unidos es Estado parte del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos desde 1992. Este tratado reconoce el derecho a impugnar una detención, comparecer ante un tribunal independiente, guardar silencio durante la detención y reclusión, y recibir asesoramiento jurídico. A los detenidos en Guantánamo se les niegan todos estos derechos. Incluso más, porque con su actuación la administración estadounidense vulnera el principio de presunción de inocencia, un principio básico e histórico del derecho internacional.
Pero esto no es todo. Existe la posibilidad de que los detenidos en Guantánamo sean juzgados por comisiones militares y que apliquen la pena de muerte a los acusados.
Después de dos años de silencio, el poder judicial estadounidense ha dado muestras de reacción contra estas violaciones de derechos. Recientemente, el noveno Tribunal de Apelación Federal ha sentenciado que el encarcelamiento indefinido en Guantánamo es inconsistente con la ley de Estados Unidos y suscita preocupaciones ante las leyes internacionales. “Incluso en los tiempos de emergencia nacional, la obligación del sistema judicial es asegurar que se preservan los valores constitucionales e impedir que el poder Ejecutivo atropelle los derechos de sus ciudadanos y de otras personas”.
Es de desear que esta protesta sea el inicio de una campaña masiva para que la opinión pública internacional y la propia sociedad estadounidense aumenten de forma considerable su presión sobre el Gobierno de Bush, con el objetivo de impedir las graves violaciones de derechos humanos que llevan cometiéndose en Guantánamo desde hace dos años. Al menos, un rayo de esperanza se ha encendido en el mismo corazón del gigante norteamericano

FIRMAS POR LA LIBERACIÓN DE HADMED ADBERRAMAN AHMED

Y por los derechos humanos de todos los presos de Guantánamo

Reiteramos nuestra petición de que se envíen firmas a la Ministra de Asuntos Exteriores y a la Embajada de EE.UU. exigiendo el respeto de los derechos humanos en Guantánamo y, en particular de Hadmed Abderrahaman Ahmed. Reproducimos unos textos indicativos de cartas para ello.

===============================

A LA SR. MINISTRA DE ASUNTOS EXTERIORES

El abajo firmante,

1º DENUNCIA la complicidad del Gobierno del reino de España en el secuestro del ciudadano español Hamed Abderrahaman Ahmed recluido en la base militar de Guantánamo (Cuba) por las autoridades de los Estados Unidos de América, lo que supone la violación del Derecho Internacional, entre otras de las siguientes normas:

§ Declaración Universal de los Derechos Humanos (ONU/10/48).

§ Convenio de Ginebra 12/8/49.

§ Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, New York 16/11/66.

§ Convención de Viena sobre Relaciones Consulares, de 24/4/63.

§ Convención contra la tortura y tratos inhumanos o degradantes; Reglas mínimas para el tratamiento de los prisioneros (ONU 10/12/84).

§ Ley de Extradición de Pakistán (1.972).

§ Código Lieber, promulgado por A. Lincon.

2º EXIGE al gobierno del reino de España, a través de su ministra de AA.EE.:

§ Ejercite sin demora las acciones que los tratados internacionales le facultan, exigiendo al Gobierno Norteamericano la INMEDIATA LIBERTAD de nuestro compatriota Hamed Abderrahaman Ahmed.

§ Subsidiariamente, reclame a dicho Gobierno su inmediata presentación ante la justicia ordinaria norteamericana y a su enjuiciamiento conforme a derecho, es decir: ser tratado como persona humana, recibir la asistencia y defensa de letrado de su confianza, a un Tribunal imparcial e independiente y a la presunción de inocencia

_________________, a ____ de _____________ de 2.00___

Ministra de Asuntos Exteriores

A/A Dña. Ana Palacios Vallelesrudi

Plaza Marqués de Salamanca, 8

Madrid

Fdo.: _________________________

=========================================

Al embajador de Estados Unidos de América en España

El abajo firmante

1) DENUNCIA a las autoridades de los E.E.U.U. , y en particular a su presidente Bush por el secuestro de ciudadanos de varios países recluidos en la base militar de Guantánamo (Cuba) , lo que supone la violación de Derecho Internacional entre otras de las siguientes normas:

§ Declaración Universal de los Derechos Humanos (ONU/10/48).

§ Convenio de Ginebra 12/8/49.

§ Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, New York 16/11/66.

§ Convención de Viena sobre Relaciones Consulares, de 24/4/63.

§ Convención contra la tortura y tratos inhumanos o degradantes; Reglas mínimas para el tratamiento de los prisioneros (ONU 10/12/84).

§ Ley de Extradición de Pakistán (1.972).

§ Código Lieber, promulgado por A. Lincon.

2) EXIGE a las autoridades del Gobierno de E.E.U.U.:

§ La inmediata libertad de todos y cada uno de los prisioneros de la base militar norteamericana de Guantánamo, y en especial del ciudadano español Hamed Abderrahaman Ahmed.

§ O subsidiariamente se disponga sin demora la INMEDIATA PRESENTACIÓN de dichos prisioneros ante la justicia ordinaria a ser tratados con respeto a su dignidad de personas humanas, a la asistencia y defensa por letrado libremente elegido, a la presunción de inocencia y a ser enjuiciados por un Tribunal imparcial e independiente.

__________, a ___ de _____________ de 2.00__

Embajada de EE.UU.

A/A Sr. Embajador

C/ Serrano, 75

28.006 – MADRID

Fdo.: _____________________________

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>